Contra todo pronóstico.

26 octubre, 2012

 

A Mateo le diagnosticaron la enfermedad prontamente. Apenas contaba seis o siete años.

 

El examen físico dio resultados poco confiables. El psicológico vino a decir que todos los síntomas, de manera extraordinaria, se dotaban de razón en el mermado cuerpo del paciente.

Un caos de enfermedad, lo improbable en una saciedad probada de incógnitas demostrables.

Mateo ni atendía argumentos ni consideraba que el azote lo rondaba.

Se mostraba risueño la mayor parte del tiempo, huraño cuando estaba a solas, hostil en un cuarto de baño cerrado que le ofrecía su imagen en un espejo.

 

A todos ojos Mateo era un ser normal. Un hombre común que saludaba, comía, bebía, dormía y compraba aceitunas cuando quería un aperitivo sencillo.

Mateo no tenía problemas con nadie.

Crecía y se comunicaba. Como todos. Haciendo las cosas que hacemos todos. Que todos hacemos porque “es normal”.

 

Una mañana, arrastrando Mateo ya más de treinta inviernos en su cuerpo, la Vida le vino a demostrar que el corazón de todas las personas no es igual, que no todos respetan un duelo, que no todos saben cocinar con poco para cien, que no todos confían en el latido limpio y el camino sin trampas. Su enfermedad comenzaba a tomar posiciones, a enarbolarse como eje del mecanismo, a implorar el sitio que se le daba cada día, en cada trueque, a cada segundo.

Mateo decidió medicarse con el único remedio capaz de combatirla: saber decir “no”.

Y obró en consecuencia. No más miedo. No más ultrajes. No más faltas de respeto.

——-

Mateo, hoy, ha superado miedos, temores y yugos. Aunque llora en silencio, se sabe digno, entero y honorable.

Suele ponerse nervioso en reuniones grandes, con personas desconocidas o en entrevistas de trabajo. Balbucea cuando le pregunta. Pero balbucea verdades.

Duerme bien.

 

Contra todo pronóstico se salvó de una enfermedad fatal: no saber decir que no.

 

VR.

“Re-ratos”

2012. Derechos registrados.

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios to “Contra todo pronóstico.”

  1. Mónica Ibañez Fernandez De Lis Says:

    Hay diagnósticos, pero jamás hago caso a los pronósticos… como lo hace Mateo…

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: