Epílogo.

14 abril, 2012

Allí quedaba ella. Con tres mil títulos por crear y ninguno por escribir. Sin rumbo, sin destino, sólo aquel recuerdo que le decía que nunca hubo poema ni rima capaz de darle forma. Buscando una sinestesia donde el sentido no existía y una metonimia donde las partes jamás fueron el todo.

Redescubriendo en cada letra un amor que nunca fue. Sí de ella. Y lienzo imaginado de ese alguien más.

Qué manera más triste de despedirse de su vida cuando cada Palabra era un motivo…

El sueño era una excusa para no pensar. La cerveza un pretexto para no recordar y hacerle el amor un simple motivo para darle placer cuando se ella sentía que la buscaban. No hay más donde nunca se buscó más que esto aparente, tan visible… Nunca es un porqué de algo que jamás se da.  Ella creyó que darse en alma era más que un puto orgasmo. ¿Pero acaso se sintió una consagración cuando nunca fueron parte del mismo todo?

¿Dónde queda? ¿Alguna vez la vió? ¿Supo de ella? ¿Sintió derramar el Alma en cada beso?

“Yo no recorrí jamás tu cuerpo para sentir un gozo, sino para imprimirme en cada instante que tú no viviste conmigo”.

Pero se levantaba, con mucha pena, con gran dolor. Ese cierto disimulo.  Hacía un café y un té. Como siempre.

Cuando las fuerzas le fallaron no quiso decir adiós, ¿para qué?, ¿por qué?, ¿para quién?.

Prefirió alejarse, lentamente, como hacen las flores que nadie riega con mimo. Se dejó morir para perpetuarse en una Vida que nunca fue real. Cobarde, injusta, sonriendo cuando eran lágrimas las risas que forzaba, muy digna en un final sin moralejas.

A fin de cuentas, usted, señora, tuvo el quinqué de su vida encendido mientras perduró el embuste. Después, como quien no quiere desafiar a la Noche, vino esa oscuridad de la que todos reniegan. Pero existe.

Y ya es motivo sin excusa encender una vela que sólo tiene brecha y reniega de su cera.

No hay más dolor que el que se siente. Porque es real.

Y termina matando.

Buenas noches.

Sigan ustedes levántandose mañana.

Por lo que sea.

Esperar es la ilusión.

VR.

Anuncios

4 comentarios to “Epílogo.”

  1. INSOMNE Says:

    Hace media hora leí que estabas “desmusada” y te iba a decir que: tranquila, no pasa nada, no te obsesiones, etc, etc, incluso te iba a recordar tu lema; el silencio no es opción.
    Y ahora me encuentro esta íntima y salvaje maravilla, me has engañado y tienes un as escondido en la manga. Tramposa,jeje.

    Dos dudas:
    1ª ¿ brecha o mecha?
    2ª ¿es una vaca muerta lo que hay detrás tuyo? (la resolución de mi laptop es pésima)

    Saludos dobleuve dobleerre

    Me gusta

    • VVRR Says:

      Buen día Insomne. “Íntima y salvaje maravilla” es más de lo que yo esperaba para definir esa especie de silencio que se cuenta. Agradecida, muy agradecida por tus palabras.

      Respecto a las dudas en ambas tienes razón: Brecha, mecha y vaca muerta.

      Saludos Insomne.

      Me gusta

  2. Ericka Volkova Says:

    Las musas regresan, y os agradezco por a vuestro corazón volvedles a anclar, pues realmente extrañaba leeos.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: