Cosas de casa.

25 junio, 2011

Mi perra resopla. No la puedo sacar porque le ladra a todos los perros que se encuentra. No la puedo bañar tampoco porque tengo los ovarios a punto de reventar. Y no la puedo entretener jugando porque el calor me tiene doblegada y el dolor, atolondrada. El aire acondicionado, a ratos, expulsa pedazos de infierno estando yo debajo. Tomo ibuprofeno cada tres horas y me pregunto para qué cojones me sirve tener la regla todos los meses si, a lo mejor, nunca podré tener hijos. Bebo café soluble (con agua y leche) porque se me ha olvidado comprar café de cafetera y fumo lo que tengo a mano por no tener que enfrentarme a unos pantalones que me apretarán el abdomen si me decido a salir vestida a la calle.

Me duele la espalda de escribir encorvada. Podría hacerlo en la mesa del dormitorio pero eso supone que el sol me achicharrará el brazo izquierdo. Me debato entre perder la salud de la espalda quedándome bajo el chorro semifrío del salón o perder la consciencia escribiendo en la mesa del dormitorio.

En ambos lados los pinchazos del vientre son para mandar a la mierda el mismo género con el que nací. No sé si las plantas estarán bien, yo las veo tristes. No sé si regarlas mucho o meterlas dentro de la casa. Antes puse una lavadora y ahora no me decido a salir a tender porque los pájaros que vienen a visitar el comedero de mi perra están de fiesta. Hace unas semanas apareció uno. Le robaba el pienso a mi can. A mí me hacía gracia hasta que descubrí todo el tejado de la terraza lleno de mierdas de pájaros. Fue la noche del eclipse. Subimos al tejado para verlo y puse las manos encima de las insignes manchas de mierda. Los pajaritos me gustan pero sus deshechos no.

Ahora entran y salen a refrescarse en el bebedero de mi perrita y a comer. Si salgo los espantaré y no terminarán de recoger su pitanza. Me pregunto cuántos más vendrán y a qué número tan manifiestamente grosero de cacas me tendré que enfrentar en los próximos días.

El sofá está roto. Los muelles se destrozaron tras una aventura con el Singstar. Si no cojo bien la posición puedo terminar de hundirme en pocos minutos. No sé fregar, siempre dejo manchas en los platos y los vasos. Las lavadoras las mezclo. Eso de blanco y color a mí me suena a chino. He descubierto un juego de casitas que me persigue hasta en mis sueños. Y no tengo ganas de hablar ni hacer nada hoy.

No sé si es el calor, las punzadas continuas, mi ineptitud para hacer lavadoras y fregar platos o las mil y una mierdas que tengo siempre en la cabeza. Y no precisamente las de mis pajaritos amigos. O me corto la testa o terminaré loca de atar (si es que aún no lo estoy).

Me cae bien la gente. Pero toda, sin excepciones. Y eso puede llegar a ser un problema. Me fijo tanto en el detalle distraído que me olvido de mirar qué lo motivó. Y eso es un desastre. Emocionalmente mi alma vive en un montaña rusa.

Es difícil abstraerse cuando no lo has hecho nunca. Es más complicado dejarla en blanco cuando ese blanco es el lienzo donde mi mente se empeña en dar colores y formas que me llevan a conjeturas, recuerdos y dudas.

Me da miedo seguir avanzando y no poder realizar el puñadito de sueños que tenía previsto. Me da miedo que los pajaritos dejen de venir o que mi perra se muera de calor. Me da miedo saber que las baldosas de la casa de mi felicidad pueden ser una decepción para alguien. Me da miedo no saber querer y no pronunciar el mismo miedo. Me da miedo pensar que ya no estoy donde estaba, que no conozco lo que conocía y me hice daño por querer curarme.

El dolor físico apenas me asusta. Pero el otro me va a matar.

VR.

 

 

Anuncios

6 comentarios to “Cosas de casa.”

  1. Ismael Says:

    Estaria un poco mal el salir en pelotas a la calle no?? JEJE. A veces hace mas daño la mente que cualquier otra enfermedad, QUIEN QUIERE VIVIR VIVE, QUIEN HA PERDIDO LA ESPERANZA DE VIVIR, ES QUIEN ANTES MUERE. yo no tengo muchos colores, pero si quieres vivir… piensa en verde… y eso que me gusta el kepchup… sera que no lo padezco…. jaja… besos

    Me gusta

  2. Libbelula Says:

    WooW! Déjame…. déjame decirte (pero no sé ni qué) Me dejas sin palabras. Y no. Porque quiero decir un par de cosas (créeme que si no fuera así no escribiría esto, a veces no me dan ganas de hacer nada tampoco) Bueno, primero gracias por la sonrisa que me produce leerte. Estaba leyendo esto en mi correo. SOnríendo… con ironía sarcástica porque lo entendí todo así como me gustó todo porque, me ha pasado y me encantó oirlo así, cómo sólo tú podría shaberlo dichi. Me tome lo que me tome el dolor ese continúa, lo de la lavadora ahh,,, jaja,,,, deberian hacer un instructivo para ver el instructivo de esas cosas,,, y eso que son de marca fácil ja, igual lo mezclo todo… lo negro lo blanco, lo que i siquiera me probé pero dejé tirado en el suelo. Ah, es que me encantó este post igual que el otro pero de manera distinta. Lo disfruté hasta los últimos dos parrafos, porque desde que dijiste : “Me da miedo..”. sentí miedo y ganas de gritar el mayor silencio del mundo.

    Bueno, eso úñltimo fue tan profundo tan, le dio luz a todo lo anterior que de por sí era de lo… extraordianariamente cotidiano…. eztraordinario. Magnífico. Me dan cosquillas en la espalda, por tratar de definirte cómo me sentí y cómo sigo sintiéndome.
    Bueno, aún tengo ganas de salir corriendo de gusto. Ya me adecuaré a la sonrisa -esta inmediata- cada vez que descubro en mi correo un nuevo post tuyo.

    Que estes bien y
    Besotes.

    Me gusta

  3. VVRR Says:

    Hola Libbelula, muy buenos días. Es un lujo encontrar tus comentarios. Leyéndote a ti siento que todos estamos hechos de la misma materia, que sentimos igual y pensamos las mismas cosas. Siempre lo había creído así. ES precioso saber que más allá de las barreras de lo físico alguien te dedica unos minutos de su tiempo para sonreír contigo.

    Si te reíste yo estoy encantada. Ésa era la intención del post. Reírse y pensar al final. Y creo que con lectores como tú me puedo dar más que satisfecha. Es bonito leer que una llegada a un correo de algún post mío puede sacar una sonrisa a una amiga lejana pero muy cercana.

    Muchísimas gracias por estar y conectar tu yo con el mío. Besazos grandes y un deseo para un domingo fantástico.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: