Me pareció que el día se ensombrecía aún brillando el Sol.

13 febrero, 2011

Pienso que un blog debe ser algo impersonal pero he terminado por desvirtuarlo. Y soy muy consciente de que he encontrado en él la parte de redención que la conciencia no me da. Nunca he querido que fuera un diario por considerar que sólo puede ser escrito por adolescentes descubriendo la capacidad de su alma.

Hace años terminé mi época adolescente. Con pena o con gloria yo lo ignoro. El epígrafe de catálogo lo da el que me vió desde fuera, nunca el que sintió.

Suele el sentimiento mío canalizarse en versos. Es cómodo a mi juicio destaparme el alma sin ser evidente. Creo que alguien más de lo esperado supo comprender en la lectura lo que a muchos ojos fue un enigma. Algunos porque pudieron conocerme en horas físicas, otros porque supieron intuir a partir de su corazón y su experiencia.

Hace un año casi que brilla el Sol. Apenas me doy cuenta si llueve, si nieva, si truena o si los chuzos amenazan con enturbiarme la mañana. Brilla y no hay más.  Me importa más bien poco si estoy enferma, el moco me obstruye, el asma me acecha o la desesperanza de realizarme profesionalmente me atora. El astro refulge.

Y sin embargo aquel día se emsombreció brillando el Sol.

Y, a día de hoy, me viene la oleada manifiesta de aquello que sentí. Creo que parte de mí murió. Llevo semana y media analizando y el análisis de contenido, cuantitativamente, es nefasto. Es cruel  y me hace mucho daño revolcarme en su evidencia. Y aún así, lo hago. Porque parte de mí se niega a admitir que alguna vez tuvo conocimiento del hecho. Y mis ojos no dan crédito a lo que leen. No pueden o no quieren creer que eso pasó, se escribió y yo imaginé.

He intentado creer que mi sentir ingenuo quedó intacto, he buscado mil razones y mil excusas. Pero no están. Y me cuesta creer que cada día tendré que levantarme con una duda en la cabeza. La puedo evitar, en ocasiones, pero vuelve a decirme, cuando menos me lo espero, que las cosas nunca cambian, las personas con menos frecuencia y que sigo siendo tonta y confiada.

Aún así, como presumo de cabezonería, me puedo decir que el otro siente en la misma medida. Igual me engaño pero soy así.

Pero tampoco dejo de saber que aquel día se ensombreció aún brillando el Sol.

No sé si puedo darlo todo. Sé que doy más de lo que puedo. Y sé que puedo darlo hasta el final.

No sé si soy el fin de nadie pero puedo saber quién es mi fin.

La duda llega a consumir al espíritu más valiente.

Es muy complicado lanzarse a la aventura de vivir pero es más difícil, si cabe, embarcarse en esta aventura con alguien. Yo admiro a los matrimonios que celebran las bodas de oro. Y los comprendo. Y los valoro.

Querer es casi más difícil que odiar.

Presupone un estado de confianza pleno, una sensación de plenitud y un sosiego extremo. Puede salpicarse de juego, niño o chiste pero el amor está. Y nadie puede robar lo que nunca se guardó en caja fuerte. El amor es muy evidente. Ni se esconde ni se guarda. Se comparte.

Pero estamos las tontas. Las que creemos que hay uno y no más. Para todo y por siempre.

Y aquellos que no lo piensan así.

Y por eso algunos días se ensombrecen aún brillando el Sol.

Y no es culpa de nadie.

Pero la oscuridad se queda. Y sufre el que ama. Y no hay más.

VR.

Anuncios

6 comentarios to “Me pareció que el día se ensombrecía aún brillando el Sol.”

  1. Ismael Says:

    excelente…
    puedo decirte que solo se odia lo que de verdad se ha amado.
    si sabes quien es tu fin, el comienzo debe ser afín…
    la imaginación es la sal de la vida…
    imaginemos.

    Me gusta

  2. VVRR Says:

    Imaginemos, pues, que estoy en 31 de enero.
    Que nada sufre el que nada sabe y nada entiende y nada ve.
    A quien me deje la memoria antes del 3 de febrero le doy la Vida.

    Me gusta


  3. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

    Me gusta

  4. Ismael Says:

    nada se, nada entiendo, estoy tuerto… de ambos ojos.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: