La cabeza y sus demonios.

9 febrero, 2011

Y quien asevere que la cabeza no le sirve más que para adornarla está equivocado o, flagrantemente, miente.

Yo puedo hablar de la mía porque viene acompañándome muchos años. Creo que todos, incluso. Aunque he llegado a sospechar que, en algunas épocas, etapas o episodios de mi existencia, ha estado aletargada, oculta o, directamente, empanada.

Ahora, que lo veo con distancia y tiempo, parámetros indispensables para las autopsias de recuerdos, me doy cuenta de que es más fértil al ser humano tenerla sumida en el sopor más absoluto. Hay que cargarla con contenidos y problemáticas que no afecten a lo que viene siendo el “pinchazo en la barriga”, “el puyazo en el cogote” o el “estrujamiento de corazón”.  Y es obvio, por otra parte.

Cada cabeza da para lo justo. Sobrepasando ese límite, empieza la jaqueca y, en consecuencia, el mecanismo del pensamiento cede al dolor físico.

Está quien se abstrae fácilmente y quién no.  Quien reflexiona y quien no lo hace. Quien vive proyectando ideas de futuro y quien se embarca en soluciones a historias concretas que ya pasaron. Está quien sólo piensa en su trabajo, quien sólo piensa en el sexo, quien sólo piensa en la comida, quien sólo piensa en la familia, quien sólo piensa en prosperar a costa de los demás, quien piensa porque se aburre y recurre a la imaginación y quien piensa en chuminadas.

¿A qué parece un anuncio de Coca-Cola? Qué gran publicista ha perdido (o dejado de ganar) este mundo.

Y luego, como cima de esta montaña de cabezas pensantes, encontramos a quienes piensan en contra de su voluntad y a quienes ni piensan ni pretenden hacerlo.

Estos dos últimos tipos de pensadores son los especímenes más curiosos de todo el espectro. (Curioso me parecía más que correcto porque mi pudor es un filtro más que poderoso en este tipo de disertaciones).

Ése que piensa en contra de su voluntad es un analista de equilibrio y caos en parte igual. Todo pudo tener enmienda, todo se hizo mal, todo se hizo bien, todo es cuestionable pero hay verdades categóricas, ¿me quiere de verdad?, todo tiene mil razones, todo tiene mil consecuencias, qué mal lo hice, ¿y si hubiera sido de otro modo?, el pasado explica el futuro, el presente no existe, vendo consejo y no llego a viejo, ¿y si se va?, hay que seguir unos patrones de conducta y rol social, esto es así ahora, antes no, ¡soy tonto!, sí me fío pero hay que tener cuidado, ¿por qué el papel higiénico es rosa?, ¿en qué momento histórico la palabra “siniestra” dejó de tener un carácter neutro para ser peyorativa?, ¿es normal ser como soy?, ¿los anormales son los otros?, ¡analicemos!

¡Uff!

Durmiendo es peor evidentemente. Lo bueno es que, al levantarse, pocos recuerdan lo que soñaron.

Deduzco que terminan evitando cualquier tipo de conocimiento nuevo que les pueda provocar un chispazo neuronal.

¿Y los que no piensan?

¡Alabados!

Hacen, dicen, duermen, comen, beben, juegan, rigen, crean, matan, mueren, ordenan, obedecen, construyen, derrumban, afligen, ríen, lloran  y sienten al margen de la naturaleza consciente.

¡Olé!

Poco comentario cabe al respecto.

Yo he pasado por varias etapas. Supongo que a ustedes les habrá ocurrido lo mismo. Pero creo que nunca he llegado a ese clímax anhelado de no pensar.

Ahora busco la receta, la medicina o la clave para hacerlo. Y les pido consejo, alternativa… ¿Una colleja?

Me vale, me vale…

Lo único que nos podremos llevar es lo vivido porque, lo pensado, por silencioso y malmetedor, en ocasiones, no es más que el producto de nuestros miedos más evidentes.

¡Buena suerte pensadores!

VVRR.

Artículos.

Anuncios

2 comentarios to “La cabeza y sus demonios.”

  1. Jose Says:

    Genial. La no-mente de la que hablan los sabios orientales debe ser como estar muerto.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: