Te leerás en mi pergamino.

8 noviembre, 2010

En aquel féretro, sin ira ni agua ni día aparente,

se inhumaron los afanes que me predestinaron

a una gloria que no fue más que polvillo de pena.

Me robaron, me torturaron. Viva me mataron.

 –

Llega el frío y no hay bufanda que proteja mi garganta

del improperio de la carraspera y el escozor de palabra,

ni guante alguno suaviza la piel cortada de unas manos

que se quedaron vacías de abrazos, besos y canciones.

 –

Te leerás en el pergamino de la oscuridad sin sombra,

te leerás en la servilleta sin fondo de rápido garabato,

te leerás en el verso sin rima que con delirio te nombra,

en el tiempo sin hora, en el alma, en lo eterno de justo rato.

 –

Mi alma es el escrito renglón

donde tintero es pensamiento,

tinta negra es rara emoción

y letra hilvanada el sentimiento.

 –

Y nunca hubo más en mí

que ese verso, de tonta mano,

que hace credo una razón de vivir.

 –

Te leerás en el pergamino de cada fustazo,

en un amarillo papel que aparece en un cajón,

en el margen roto azulado de un cruel arañazo 

y en la piel azorada que recubre mi corazón.

 –

Te leerás en mi pergamino.

Andarás mi camino.

 –

Pero, cuidado,

no todo son rosales…

 –

Podrías herirte con mi espino.

VVRR.

De tu voz la travesura.

Derechos registrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: