Sin postdata.

9 octubre, 2010

Tú encharcas de atemporalidad mis arcas de vida,

vacías cuencos llenos y completas mitades solas,

templas los temblores vespertinos al salir de la ducha,

gestas seísmos de alma, el espíritu en mil olas,

y enciendes las noches de lluvia cuando el agua

moja las dobleces más rizadas de mi flequillo.

Eres el escudo, el sable y el blasón de mi lucha.

Qué lágrima sin sal. Qué mirada sin pupila…

Engarzas tu voz de doble filo y silencio incómodo

en la rúbrica inexacta de mis noches y me condenas

a la cárcel marmólea de tu cuerpo en abatimiento,

en roce inconcluso, en atisbo de deseo, ¡mil cadenas!

El alma la diera por ser todo en ti, tu pensamiento.

Cuánta emoción. Cuánto sentimiento.

Y con todo, nunca yo de mi canto pobre escarmiento

porque todo en tu candor es la flema y es el quicio

donde recostarme de Vida yo quisiera, cansada,

o abatida en ocasiones, para concluirme en ti.

O de ti.

O de ti en mí, yo no sé.

¡Sólo un cuerpo se me hace sobra!

Sin razones.

Sin por qué.

Si yo soy brújula, imanto tu norte.

Si yo soy barcaza, eres la maniobra.

Pero yo te pienso en mil mareas y mil ríos,

en tiempo, cruel, que vaga paseando su manto,

y tú no ves, alma mía, que este tic-tac lleva nombre escrito,

tiene puerto donde guarecerse, risa y llanto, ¡y eres tú!

Tú no sabes cuánta luna quemé en verso esperándote

ni cuánto sollozo secó el sol por tu nombre desconocido,

tú no sabes del escalofrío ni del latigazo que me postra

cuando rozas, sin saber, con tu mano el secano del alma mía.

Y yo no sé por qué te pienso y te espero y te celo

en cada ritmo de segundo que me pasa y te atraviesa,

ni sé de la apnea que me acompasa cuando no estás

o cuando te invento en mis imágenes que se enredan

en la realidad que me das y estoy viviendo, a corazón abierto.

¿Cómo decirte que eres tú todo el caudal que me faltaba?

¿Cómo decirte que anduve buscándote por mil esquinas,

mil mares y mil valles oscuros y guardé para ti,

con fruición, todo lo que nunca fue ni será de nadie?

Se me seca la boca y tengo aterido el dedo que pulsa

porque nunca canté al Amor ni sus quehaceres.

Y ahora, que tengo el Amor arraigado en las sienes,

se me muere el corazón por no saber decirte

que eres de mi vida y en mi muerte, todas las mieles.

Verónica Victoria Romero Reyes.

De tu voz la travesura.

Derechos registrados.

http://www.youtube.com/watch?v=1c5SqW9gL4E&feature=related

Anuncios

2 comentarios to “Sin postdata.”


  1. jajaja, precioso, precioso, precioso…
    me quedo con “mojar las dobleces mas rizadas de tu flequillo”, exquisito y lujurioso, me encanta… todo un canto al amor y sus quehaceres

    Me gusta

  2. VVRR Says:

    Gracias Ismael.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: