Punto y final.

25 septiembre, 2010

Para comprender antes hay que sentir:

http://www.youtube.com/watch?v=IY63MISHbfg

Punto y final.

Me redimo de las condenas,

me exonero de penitencias

y relego el sentimiento

-quizá sentir y pensamiento-

al ocaso negro de lo perdido.

Y lo borrado.

Que no quiero sueño más que el vivido

ni deseo más ardiente que el de la Poesía.

¡Y me he equivocado!

¡Otra vez!

¿Cuando renuncié a mi solitaria melodía?

Tantas veces ya, que no atiendo cómputo

ni suma me hace un resultado justo.

Tremendo disgusto…

Saberte cuerpo de otro frenesí

me supuso rancio susto…

Pero, hoy, que entiendo la Vida,

me importa poco la amenaza

de traerte en mi beso un recuerdo

que en nada rememora mi amor.

No soy miel en tu antojo, soy la melaza…

Yo no puedo darte más, vida mía,

y es cosa comprobable que dejé la piel

-el alma se fue cuando supo de la tuya-,

en cada envite de nuestra historia.

Triste que sólo yo, desbaratada,

tenga eco perpetuo en la memoria…

Si me dolió tu camino, ¡ajusticiada!

y lo dice una canción antes que yo,

hoy expío toda pena y todo peso.

No tuve más recuerdo que aquel beso

que robaste en un rellano nervioso…

¿Tú recuerdas el entramado del ansia?

Yo sí, continuamente…

Te amo en cuerpo y te adoro en mente…

Devoraré mi lengua y mi trasiego,

a diario, confeso en silencio,

por no mermarme la sal de la pupila

que mira, ve y ausculta

parajes que de ti desconoce.

Y no quiere conocer…

Pero sólo de ti el roce

sublima el alma en cuarentena.

Qué de coces…

Qué pena…

Punto y final.

Ni palabra ni murmullo ni suspiro

oirá tu ser del cuerpo mío,

del Verso mío,

del espíritu mío…

Cuando de mí te despidas,

– ignoro si de mi muerte el día-,

entenderás el pañuelo que me asfixia:

“Nunca fuiste flor de un día”.

Al contrario…

Eres tú el alma mía…

Yo te amo en cada esquirla de tus argucias

y en cada segundo de paseo escondido,

y te amo en la noche, en el día, en la tarde,

en tus juicios, mis faltas, mis fallas y terremotos…

Y por eso, mi vida, mi sangre y mi oración,

nunca más te haré saber que eres tú

el versículo apócrifo de mi ridícula canción.

Punto y final.

La tonta, de gesto y fondo, se ha cansado de pensar.

Se hartó de verte llorar…

De verte sufrir…

De suponerte en mil viñetas…

Y de intuirte en otros brazos…

Aquí tienes vano regazo,

-nunca dio cobijo a nadie-

donde hacer tu hogar o tu comedia.

Quizá el teatro o el monólogo…

Quizá el aria o, tal vez, una tragicomedia…

Ya nada me queda que decir,

el futuro mío es claro,

mas que no sé vivir sin tu latir…

Es cierto. Y no es raro.

Yo me doy una vez.

¡Y ya me he dado!

Punto y final.

Olvido la vida,

si acaso algún día me mereció la pena,

por darte aire para que puedas respirar.

Y cuando te despidas, acuérdate

que sólo yo fui el rosario de tu fe.

Que perdí la estrella y el norte orientado

por ser de ti, en mí, un sueño de amor …

                                                                    eternizado.

Punto y final, mi amor,

no te cuelgo suplicio por mi dolor.

Y olvido, cómo no,

que esa primera entrega

no te la pude dar yo.

El Cielo hoy de mi silencio reniega…

Pero es sabio comerse la herida por amor…

VVRR.

De tu voz la travesura.

Derechos registrados.

Anuncios

Una respuesta to “Punto y final.”


  1. La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: