Advocación de las nueve musas.

6 septiembre, 2010

 

Para el Ateneo Blasco Íbañez.

Compendio de Poesía para la Unesco.

Forma métrica: Lira.

 

ADVOCACIÓN DE LAS NUEVE MUSAS.

Endiosado, excelso, notable, ¡vivo!,

el piano muestra el gesto

conmovido de la entraña acostada

en verso reflexivo.

Vibra la nota, súbita, clamada,

acercando el acorde a la fiel fuga

de alma oyente extasiada.

En el mayúsculo, calmado estanque

donde confluyen pulso,

odas y cancioneros,

y compases arman arias de arranque,

de un recuerdo embozado,

va perfilándose lacio y convulso

el recto pentagrama fraternado

donde cábala batida

es reflejo sonoro de un silencio.

El sostenido es la memoria vivida,

intacta, no enturbiada,

de la gloria que pasa,

orgullosa, trémula, inesperada.

Inmortal en el parpadeo

es una sonata pura eternizada.

Existe el bemol como semitono,

mítico, descendente,

rasurando las cuerdas

enfermas por la mente.

Atusa su mortaja en sinfonía.

Fresco yace consuelo sin agonía.

Proverbial afonía,

degrada, eleva, sublima la escala,

con la polifonía,

en intervalo de pensar troncado.

En el cimbreo postrero

de alma rasa en música conjugado,

rondó es la lazada

que une paz a cromática sonora.

¿A contrapaz? ¿En deshora?

Donde, almibarada, corchea conmueve

discurrir y espacio,

se mece el sentimiento.

Donde, brillante, la fusa ribetea

la orilla de un anhelo,

se salva una emoción.

Poco importa si es carraca, viola o arpa,

toda llantera arranca,

juzga propio debate,

limpia lágrima estanca,

apuntala remate

o declina postura.

Es solsticio en invierno,

en clara paradoja de amargura,

sagrada plegaria con el infierno,

salve fija en rutinaria ventura.

Es sueño de amor, despiste y soltura

cuando clavicémbalo,

amante, amado, con suerte madura,

reclama el tacto, del piano, en quijadas.

Es la música el recto criptograma.

donde florecen las almas ajadas.

Tiene la misma limpia percusión

un timbal o un platillo

que la cadencia de un corazón.

Verónica Victoria Romero Reyes

Derechos registrados. UNESCO.

Anuncios

2 comentarios to “Advocación de las nueve musas.”


  1. Me encanta leerte. Unes belleza plástica y profundidad como muy pocos.
    Enhorabuena!

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: