El contorno con entorno del eterno retorno.

4 septiembre, 2010

El eterno retorno es una concepción filosófica del tiempo postulada en forma escrita, por primera vez en occidente, por el estoicismo y planteaba una repetición del mundo en donde éste se extinguía para volver a crearse. Bajo esta concepción el mundo era vuelto a su origen por medio de la conflagración, donde todo ardía en fuego. Una vez quemado, se reconstruía para que los mismos actos ocurrieran una vez más en él.

Esta idea fue retomada después por Friedrich Nietzsche en su libro “Así habló Zaratustra“. Como expresión ha pasado a ser un tópico literario y cultural.

En el “eterno retorno”, como en una visión lineal del tiempo, los acontecimientos siguen reglas de causalidad. Hay un principio del tiempo y un fin… que vuelve a generar a su vez un principio. Sin embargo, a diferencia de la visión cíclica del tiempo, no se trata de ciclos ni de nuevas combinaciones en otras posibilidades, sino que los mismos acontecimientos se vuelven a repetir en el mismo orden, tal cual ocurrieron, sin ninguna posibilidad de variación. En su obra La gaya ciencia Nietzsche plantea que no sólo son los acontecimientos los que se repiten, sino también los pensamientos, sentimientos e ideas, vez tras vez, en una repetición infinita e incansable.

El contorno es el conjunto de líneas que limitan una figura. y el entorno es el ámbito donde se desarrolla la actuación o actividad.

Y ahora entendamos el título. Existe un circuito cerrado de espacio limitado donde tanto acciones como pensamientos vuelven a sucederse de manera cíclica. En el mejor de los casos estamos amansados a la salvajía de hechos que pueden parecernos desagradables o grotescos y tenderemos a reproducir esos mecanismos adquiridos de repetición mental o física. En otros casos, para sorpresa de quienes admitimos que el ser humano es animal de rutina, el engranaje disparará la pieza dura que permite el giro y se guillotinará el efecto premeditado, preconcebido y preordenado.

Y aquí aparece el don de genio, el carisma de artista, la respuesta imprevista, obvia y acertada que se escondía tras lo cotidiano de la simpleza rudimentaria. Simpleza que nos sirve de pretexto para no hacer balanceos en nuestro proyecto diario de ver terminar la luz para ceder a los ojos el privilegio de poder cerrarse sin tener que dar cuenta a la conciencia. O consciencia, vayan ustedes a saber.

Lo cierto es que aburrimos el día hasta domesticarnos el chirriar de los dientes. Solemos hablar solos por un acto de retroalimentación auditiva que no sirve más que para demostrarnos que sólo somos el eco triste de los pensamientos.

¿Cuántos de ustedes han callado por preferir la ignorancia a un tajo en el centro mismo de la emoción? ¿Cuántos de ustedes, al rezar – si es que lo hacen – no terminan en discusiones con el ente superior que tienen por interlocutor mudo en ese momento?

¿Es esto el eterno retorno? ¿Vivir una y otra vez sensaciones, pavores, miedos, dudas, tormentos y alegrías que ya vivieron su repercusión primera en nosotros?

Que la casualidad no existe es una consigna que abandero desde hace décadas. Creo, sí, en la causalidada, en la ley del efecto y la consecuencia. Y con todo, hay días que puedo sorprenderme o, incluso, puedo ver en algún gesto facial amigo un atisbo de inocencia.

Pero todo esto me lleva a la conclusión inequívoca en mis propios devaneos de que  no somos más que peones en un tablero de ocho por ocho donde, quienes avanzan casillas, son siempre los caballos y, quienes comen adversarios, son siempre los alfiles.

El peón, tan torpe en movimiento y tan limitado es espacio de acción, es ficha avocada a la inmolación: abrirá hueco para el movimiento diagonal de los alfiles. Pero, al inicio de la partida, sabe que será de los primeros en caer. Con retorno o sin él.

Pero caerá.

VVRR.

Anuncios

7 comentarios to “El contorno con entorno del eterno retorno.”

  1. Fran Says:

    Me ha encantado! Genial!!

    Me gusta


  2. que garimatias, jeje.
    decirte que para no aburrir el dia, simplemente leerte, seguirte, creerte.
    Eres un peon muy exacto y rapido en movimiento, muy dificil de comer, Peona perdon jejeje

    Me gusta

  3. VVRR Says:

    Gracias Ismael. Perdono lo de “peona”, jajaja. Un beso grande, VVRR.

    Me gusta


  4. […] Actualizados : El contorno con entorno del eterno retorno. Ya sólo en sueños me acechas. […]

    Me gusta


  5. […] El contorno con entorno del eterno retorno. septiembre, 2010 5 comentários y 1 “Me gusta” en WordPress.com, Escrito por VVRR Archivado en Uncategorized Dejar un comentario » LikeBe the first to like this post. […]

    Me gusta


  6. […] El contorno con entorno del eterno retorno. (via Pluma Salvaje) In Sin categoría on 5 septiembre, 2011 at 9:04 El eterno retorno es una concepción filosófica del tiempo postulada en forma escrita, por primera vez en occidente, por el estoicismo y planteaba una repetición del mundo en donde éste se extinguía para volver a crearse. Bajo esta concepción el mundo era vuelto a su origen por medio de la conflagración, donde todo ardía en fuego. Una vez quemado, se reconstruía para que los mismos actos ocurrieran una vez más en él. Esta idea fue retomada después … Read More […]

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: