El parto.

9 junio, 2010

A veces cuesta mucho, a veces cuesta más que la pr0pia vida.

Pero los sueños hay que perseguirlos. Estarán ahí, esperando, agazapados.

El esfuerzo, la constancia y la fe es indispensable.

Muchas veces faltan fuerzas, ánimos y sobra la noche, tan retorcida en sentimiento.

Este pedazo de mí, el primero y , el que a mi ojos, es parte de tantos. Es para vosotros.

En primer lugar es para mi madre.

Llanamente. Y simple.

Sin ella mi nombre jamás habría aparecido en un libro. En la misma medida, le debo el sueño cumplido a mi hermano y mi cuñada porque, desde un primer momento, supieron decirme que nunca dejara de escribir (eso es “fe”) y de medir con los deditos acartonados las sílabas del verso.

Mi profesora de Literartura, hace muchos años ha, me obligó, literalmente, a presentarme a un Certamen Literario. A ella le debo más que gratitud. Yo conozco los clásicos en su voz. Y amé la Poesía en sus lecturas de aula.

También dedico esta obra a alguien que me mira y cree que soy importante. “Especial”, me dice…

A los que confiaron, mi familia. 

Esa familia de sangre y aquella que no es de sangre. Pero que está, confía, regala, detalla, obvia, resalta y hace liviano el desorden de la rutina individual.

Gracias. Espero no decepcionaros nunca. Esta obra lleva la rúbrica de muchos de vosotros.

Vienen dos más. Y todos llevan el mismo sentimiento. El vuestro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: