Mi único poema incompleto.

25 mayo, 2010

“En él, el amor improbable, en su grado de entrega completa, se hizo forma.
En mil astillas que perduran en espacio, distancia y relojes acapara el verso mío.
Y nunca fue el pedal de la sangre excusa para quererlo.
Nunca se imaginó en mente humana un ser tan perfecto en perfiles tan sagrados”.

VVRR. “Fénix”. 2010.

Gracias, si acaso ese minúsculo término
de dos segundos en sonido amañado,
tan humano en forma y tan divino en fondo,
y tan complicado de tejer con voz,
comprime el amor bruñido de admiración,
por la migaja de luz cegadora
que nace de tu pellizco triste,
viejo de adoquín y aprendiz de guirnalda,
cuando me ves caminar erguida, disfrazada la ojera,
el paso muerto en un ademán de soslayo vivo,
entre la multitud que pasea,
que nos ignora,
– el anonimato es garantía de invulnerabilidad-
y que huele el miedo
como el buitre a la carroña.

Tú, fénix y pegaso, sobrehumano,
sello mitológico, redención misma,
mítico, profecía cierta, evangelio manuscrito,
eterno, trinidad inefable, ángel custodio,
leyenda – salve de trovadores-
y cosmos – entelequia universal-
de verdad heredada, de bautizo de sangre,
que renaces, creas, comprimes, ¡sacralizas!
y cincelas escarpadas cimas de piedra
con el escoplo gentil y entregado
de tus dedos gastados y generosos,
libres de prenda disimulada, de abolengo único,
apagas con el párpado sincero
el viaje amargo al silencio prematuro,
custodias el cetro de la dicha hermana.

Miras sin juicio, qué fiscal tan recto,
oyes sin recelo, qué confesor tan cálido,
hablas sin prejuicio, qué respeto en los labios,
y abres las palmas, ¡qué amable tu dádiva de alma!,
al redoble que te ronda. Al tamborileo de la ausencia.

Que, doliendo el aire, alías como corona en tu gesta de héroe.

¿Quién aplaude en mil rapsodias, en palco oscuro sin butaca,
la valentía de encauzar una sábana de ilusión
en un catre descuartizado que dejó de ser
heráldica de niño inquieto para convertirse
en catana de hombre destrozado y en réquiem sin piano?

Enceras el iris opacado,
arrimas la pluma que protege
y sufragas el sueño necesario.

Engatusas a Morfeo y haces de la vigilia el descanso,
convidas a Medusa y en tu mesa no hace piedra su desliz condenado,
emulas a Héctor tallando de hazaña un día cualquiera,
y rindes Troya a tu montura de madera endeble en apariencia.

Tú enciendes todas las estrellas
en el Cielo, despiertas al Sol,
acunas la Noche y meces el Alma.

Gracias por enseñarme, tú eres maestro y pupilo,
que la valía no está en no caerse, ¿cuánto aplomo regalas?
sino en levantarse una y mil veces,
que la dignidad no está en venganzas vanas
sino en el blasón pudoroso de querer perdonar
a quienes nos hieren,
que el corazón es perenne
y el recuerdo queda intacto
cuando en verdad amas, has amado,
o pretendes hacerlo.

Gracias por tus manos,
tan de ella,
firmes, altivas y compasivas.
Tanto palmeo de gracia no puede ser beneficio vano.
¿El agua es indiferente al secano de la planta sedienta?

Gracias por ser tú
y estar en mí,
siendo solamente,
callado y a voces,
en luces, contrahoras
y atisbos de nubes venideras.

Gracias por negarte la paz y la tormenta
en el tratado de la concordia rutinaria
para curtir de sal las pieles de un paso
que, no siendo en tus pies pólvora ni grillete,
importaba más a tu razón de corazón leal,
inmaculado y honesto en paradigma y acción
con cuantos te rodean, sin distinguir doblones…

Eres la lágrima viva en todas mis canciones.

Candela azul y presteza, pájaro de fuego,
hombre sabio, entero, baluarte de mi respeto,
barandilla del abismo, coral ingente de misticismo.

Y plenilunio de mi único poema… incompleto.

Verónica Victoria Romero Reyes. “Mi único poema incompleto”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: