Yo, que puedo amarte.

15 mayo, 2010

 

Yo, que puedo amarte
libremente, sin medida,
sin razones, sin horarios,
sin desmanes ni cuidados,

yo, a tus pies caigo, rendida…

Imperfecta en verbo y doblegada
a querencias inauditas y nuevas,
te amo, verso único, en toda forma,
en toda convención y minuto,
con pensamiento último y eterno,
sagrado,
sesgándome el alma en pasado.

¿Cómo consintieron tus labios
los amagos errados de amor que no fue mío?

¿Cómo permitieron tus manos besos
más apasionados que los de mi poema enloquecido?

¿Dónde dejaste el alma enredada
cuando yo soy la custodia de tus ansias?

¿Dónde recostaste el alma? ¿Dónde que no veo?
¿Dónde que no alcanzo en mis marejadas
a tocar la sed y hambre, que tiene de mi, tu mirada?

¿Cómo, mi amor, cómo entregaste
el alma es su réquiem celebrada?

¿Cómo sin mí?
¿Cómo me engasto el verde opaco
en el cántico de tu senda sin mí?

¿Dónde el tiempo,
tan verdugo,
me hizo latido
de otro sentir?

¡Traicionero el sucio y trampero destino
que te ocultó mi esencia digna
durante años pasados de tu camino!

VVRR. “Amor onmia vincit”. Derechos registrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: