El alma en ti.

6 mayo, 2010

I. El alma en ti.

El alma en ti,
entregada,
que ni viva
ni encendida
hace mares;
no aviva
las ventiscas,
atrevidas,
en el podio
de tu sangre…

El alma en ti,
condenada,
que ni hereje
ni blasfema
comete pecado;
no atenta
las leyes,
ajusticiadas,
en el facsímil
de tu carne…

El alma en ti,
agrietada,
que ni pústula
ni gangrena
acusa la herida;
no templa
mis juicios,
equivocados,
en la leyenda
de tu nombre…

El alma en ti,
entregada,
condenada
y agrietada.

En ti mi alma.

Entrega.
Condena.
Grieta.

El alma sangra,
en ti, abierta.

Doblada por tu saeta.

Verónica Victoria Romero Reyes, “El alma en ti”.

Derechos registrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: