Sonó el cuerno.

1 mayo, 2010

VII. Sonó el cuerno.

A lo lejos sonó el cuerno.
Me fui para volver, empero.

Comenzará el infierno.

¿Viste mi sonajero?

Atascaste con rodete la puerta
y ni pestillos habré de forzar
para dominar la alcazaba abierta.

Mis huestes son de silbido lisonjero.
Nunca hubo precognición más cierta.

Concebiste inocencia en mi exilio,
perenne en discurrir, poco afable,
confiando en mi pereza por volver
para ajusticiar la mano culpable
y desvelar la sucia superchería.

No amedrenta el presidio ni la locura,
el legítimo valor osado de mi infantería,
ni el dolor propio ni la injuria vana
atemorizan mis ejércitos en jauría.

Y ahora, heme espada en firme duelo,
honestidad en infamia y perdón en porfía.

Yo recogeré la estrella que tú mataste en el cielo.

VVRR. “Estupifacta” Derechos registrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: