No podré.

18 abril, 2010

V. No podré.

No podré inmacular los hollines de ciclones
que dejaron ceniza entre tus caderas perforadas,
no podré dejar que el viento robe los tifones
de mis infantiles morales diatribas exacerbadas.

No podré ajusticiar el tic-tac con la espadaña,
no podré prender hogueras para justificar herejías,
no podré alzar mi espada de amor en tu guadaña.
¡No podré templar el corazón en sus agonías!

No podré ser de ti, si nunca de ti fue mi trino seco.
Y tiembla el verso vano en mis Poesías.

¿Podría apresar el pájaro de altos vuelos, sin nido,
o conservar en mi pulso, ligero y alicaído, la mirada
que, siendo tuya, no descansa ya en mi ruido,
cuando supe de tu siembra anterior enamorada?

¿Podría en hercúleo esfuerzo, descuartizar un libro
donde el prólogo no fue mío, donde el acantilado
de tu instinto, hizo caer el sueño eviterno mío?
¡Tú, altura sin escala, entregaste vino sagrado!

No podré ser de ti, si nunca de ti fui prólogo abierto.
Y las estrellas, que titilan, hablan de mi dolor muerto.

Pasta en mí el ojo vivo que ve, que siente,
que prefiere ser ciego, vacío o tuerto.

No podré ser más que el capítulo paciente
donde otros cuerpos dejaron mi amor yerto.

No podré ser epílogo, tempo o contraportada.

Seré, en tu obra, un atisbo lúgubre de la nada.

Verónica Victoria Romero Reyes. “Pensar enferma”. Derechos registrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: