Degustar pasado.

16 abril, 2010

.
I. Degustar pasado.
.
Degustar pasado,
ajeno, amado empero,
es remedio insano
a curioso desespero.

¿Dónde y cómo olvido
que otros labios
musitaron en tu oído
un “te quiero”,
que era ensayo de mi voz?

Que saber de tu andanza,
de aire lacio pasajero,
no fue látigo… Fue coz.

¿Dónde, emérita, la doctrina
de tu cuerpo sobre mi alma,
no me dice que hay retorno
de tempestades aciagas?

¿Dónde se ilustraron tus manos
en las caricias que amagas?

¿Dónde, amor, dónde escarbo?

¿Dónde recluyo la lágrima
que resbala cuando, con garbo,
me apresas la cintura en la piel?

¿En qué lugar infértil, árido
hago un pozo para olvidar la hiel?

Clavas.
Me dueles.

Dueles.
Te clavas.

En tu coso curtido, aventajado
mi espíritu no puede ser rejoneador.

Y ahora que degusto tu pasado,
sólo me queda deglutir mi dolor.

Verónica Victoria Romero Reyes. “Pensar enferma”.

Derechos Registrados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: